Skip to navigationSkip to content
AP Photo/Bebeto Matthews
Un esfuerzo muy difícil.
ESE TIPO NO PAGA

Los jornaleros indocumentados ahora tendrán una nueva manera de combatir el robo de salario

By Kate Groetzinger & Frida Garza

Read this in English

Omar Trinidad empezó a trabajar como jornalero cuando emigró de México a los Estados Unidos hace nueve años. Hace seis años, cuando trabajaba en un sitio de construcción, su patrón le prometió que le pagaría al terminar el trabajo, pero al llegar el fin de semana, su patrón no apareció.

“Me sentí mal porque no sabía qué hacer,” dijo Omar. “Me dije: Okay, ¿cómo reporto esto?”

NDLON
Omar Trinidad

A uno de cada cinco jornaleros le roban su salario cada mes, de acuerdo con Maria Figueroa, profesora de La Escuela de Relaciones Industriales y Laborales de la Universidad de Cornell. Cal Soto, uno de los coordinadores de la Red Nacional Organizadora de Jornaleros (NDLON), dice que cada uno de los cuarenta y cinco centros de trabajadores afiliados a NDLON en los EEUU reporta por lo menos diez casos de robo de salario por semana.

Hoy, Trinidad es parte de un equipo que está desarrollando una herramienta para erradicar estos casos. En conjunto con la Universidad de Cornell, NDLON y la artista neoyorkina, Sol Aramendi, trabajan en la creación de un app para teléfono inteligente llamado “Jornalero.”

NDLON
Un screenshot de la patana principal del app.

El app tiene tres funciones principales. Primero, permite a los trabajadores llevar un registro de las horas que trabajan. Segundo, les permite usar su teléfono para presentar una queja de robo de salario a uno de los centros de NDLON. Finalmente, les permite mandar alertas a otros jornaleros cuando un empleador les roba el salario.

De acuerdo con Ligia Guallpa, directora ejecutiva del Proyecto por la Justicia del Trabajador, localizado en Brooklyn, New York, la mayoría de los jornaleros usan teléfonos inteligentes. Sin embargo, uno de los principales impedimentos para combatir el robo de salario es la idea equivocada de que las leyes laborales de los EEUU no protegen a los trabajadores indocumentados.

De hecho, dice Guallpa, los jornaleros extranjeros que están en EEUU sin papeles no sólo tienen derecho a que les paguen por su trabajo, sino que también tienen derecho a recibir un salario mínimo, pago por horas extra y compensación por cualquier lesión que ocurra durante las horas de trabajo.

NDLON
Un screenshot de la página del app donde los trabajadores pueden hacer un “check-out.”

“Hay mucha desinformación entre los trabajadores sobre qué tanto importa su estatus migratorio en caso de que decidan reclamar cuando les roben el salario,” dice Guallpa. “Cuando ellos vienen aquí, les podemos enseñar cómo defenderse.”

Para ganar una demanda en la corte contra un empleador que no paga, el jornalero tiene que demostrar que cumplió con su trabajo. Sin embargo, muchos trabajadores no pueden hacerlo porque no tienen suficiente información. “No saben la cantidad de horas trabajadas, no recuerdan las fechas o ni siquiera para quién trabajaron,” dice Figueroa. “En este sentido, [el app] será un gran avance.”

NDLON
Un screenshot de la página del app donde los trabajadores pueden presentar quejas.

Con este app, los jornaleros podrán hacer un “check-in” cuando empiecen a trabajar, y un “check-out” cuando acaben. También podrán apuntar el tipo de trabajo que hicieron y para quién trabajaron. La información recopilada en la aplicación podrá ser incluida como evidencia en los casos de los jornaleros en la corte, de acuerdo con Figueroa.

NDLON ha encabezado el desarrollo de la aplicación, con financiamiento del Sindicato Internacional de Pintores y Trabajos Aliados.

La organización contrató a una empresa llamada Rebel Idealist, la cual se especializa en el desarrollo de software para apps.

Una versión preliminar del app ha sido distribuida a una pequeña cantidad de jornaleros, de acuerdo con Aramendi. La versión final del app estará disponible en el App Store este año. El equipo también espera desarrollar una versión para teléfonos Android próximamente.

Los centros de NDLON en todo los EEUU llevarán a cabo talleres este verano para demostrar cómo se usa el app y educar a los trabajadores sobre la importancia de defender sus derechos.

Al final del día, el app es solamente una herramienta, dice Guallpa, no la solución completa. “Lo que verdaderamente nos va a ayudar es organizarnos,” dice ella. “Si nos aseguramos que todos los empleadores sepan que estamos unidos, vamos a terminar con el robo del salario.”